Usar o no usar Six Sigma, ésa es la cuestión…

La metodología DMAIC, independientemente de las herramientas usadas, es una plataforma muy poderosa y hay muchos mitos sobre su uso.

Mucha de la fuerza del DMAIC se deriva en la carga de diversos métodos estadísticos, desde los más complejos hasta los más avanzados, así como su razonamiento científico durante su ejecución en la búsqueda del “CERO DEFECTOS”, que en algunos casos obtenido incorrectamente.

Sin embargo, no siempre es la plataforma correcta para resolver problemas y puedes estar generando un desperdicio en talento al usarla.

Muchos proyectos los pueden clasificar como DMAIC pero sin serlo y se gasta mucho tiempo en su solución, cuando el problema puede ser muy sencillo de resolver. Actívate y pregúntate antes:

  1. ¿Mi gente ha comprendido cómo contribuye al resultado?: Uno de los principales contribuidores a la variabilidad está asociado con la capacidad de transferencia y absorción del conocimiento. Mucha gente comenta que es un error poner el entrenamiento como causa en el Ishikawa, pero es el error del instructor o realmente parte del problema.
  2. ¿Ya revisaste el último reporte de auditoría?: Puede ser común que las áreas de Calidad y Mejora Continua trabajen en silos, imagínense si trabajaran conectadas, todo lo que podrían construir para alinear cumplimiento con desempeño que finalmente dan productividad.
  3. ¿Revisaste tu sistema de medición? A veces estamos tranquilos si nuestra etiqueta de calibración está vigente y si nuestros MSA están validados, pero ¿has hecho histogramas recientes para dar seguimiento al desempeño de tu medición?
  4. ¿Ya revisaste la condición de tu maquinaria? A veces queremos meter six sigma descuidando desde un principio la condición base de la maquinaria y el entorno productivo que puede favorecer su restablecimiento o acelerar su deterioro aún sean se tengan rutinas de mantenimiento autónomo.
  5. ¿Estás consciente a qué niveles sigma puedes llegar? Esta pregunta está ligada a las preguntas: ¿Qué puedo hacer? (capacidad técnica), ¿Qué quiero hacer? (emociones) ¿Qué debo hacer? (ético).

A veces se cree que el valor sigma es difícil de alcanzar, pero técnicamente es muy sencillo sólo dale un rango alto a tu esquema de mediciones y lo obtendrás sin problemas; sin embargo, lograr el nivel 6 sigma es lo más complejo de alcanzar ya que involucra a toda la organización que requiere hacer sus costos altamente competitivos a través de la Calidad, derivada de una cultura de excelencia.

Finalmente, un día me pidieron encarecidamente usar una plataforma para resolver un problema, habíamos calculado unas dimensiones para que se buscara la fabricación de un dispositivo bajo esos intervalos de confianza, pero la máquina paraba mucho.

Antes de pensar ocupar una metodología o técnica especial, se revisaron los estudios que se habían realizado y se pidieron las dimensiones  del dispositivo que se había mandado a fabricar y sorpresa tenían un 10% de tolerancia adicional, entonces ¿para qué invertir en un proceso largo de mejora si la respuesta muchas veces está frente a tus ojos? Hubo un sobrecosto para modificar nuevamente el dispositivo y la respuesta de ingeniería fue: “es que le dimos un rango para asegurar que no se saliera…”

Antes de usar una filosofía, debes estar consciente de las personas a las que vas a transformar, mucho más del sigma que vas a calcular.

¿Qué opinas?

Deja un comentario