ISO como facilitador del TPM

 

Algunas referencias, establecen lineamientos clásicos para describir barreras y facilitadores, que son importantes ya que se enfocan en temas estratégicos regularmente alineados a los que se requieren dentro de un sistema de gestión, definidos en el manual de calidad, por lo que, si una operación tiene ya una o varias certificaciones de esta familia de normas, eso ya no tendría que ser un problema.

Vámonos por un estudio menos convencional para explicarles, por un lado, como usar su sistema de gestión durante una implantación de este tipo o bien, cómo detenerse y decir voy en el camino, necesito otras herramientas, pero no una plataforma tan compleja como TPM.

Lo importante es una, saber cómo usar ISO como una plataforma rentable, establecer si TPM es lo que necesito o decidir si es mejor trabajar con el sistema de gestión actual antes de pensar en estresar a la operación.

Cláusulas del 1 al 5 de ISO 9001:2015 como facilitador de la Fase 1 del TPM

La Fase de preparación de TPM tiene por objetivo anunciar que la organización estará iniciando la agenda para implantar TPM, con la creación de una estructura, definiendo objetivos y desarrollando el plan maestro.

Por otro lado, las cláusulas del 1 al 5 de ISO 9001:2015 están enfocadas a establecer los alcances, referencias normativas, establecer términos y definiciones, contexto de la organización y liderazgo.

Se lee y se estudia igual tanto fase de Preparación como las cláusulas del 1 al 5 de este ISO, por otro lado, de acuerdo con la tabla de abajo,

el poder conocer objetivamente el nivel de evolución de tus sistemas de gestión a través de su ROI, sería un excelente facilitador, ya que, si te encuentras en niveles altos en auditorías, pero nulos en retorno, sería meterle mucha complejidad a tu operación y la recomendación sería mejor enfocarte a madurar tus sistemas de administración.

Si tu sistema de gestión está en el nivel de cumplimiento consistente y el “walk the talk”, tu retorno estaría estimado en un promedio aproximado de 600%, por lo que pensar en implantar TPM sería un punto para discutir, con el consejo de administración ya que vas por buen camino.

Cláusulas del 6 al 8 de ISO 9001:2015 como facilitador de la Fase 2 del TPM

Si ya estudiamos la equivalencia en la primera Fase encontraremos similitudes para la fase 2, donde prácticamente se encuentra el corazón de la gestión tanto de TPM como de ISO, ya que hablamos de las interacciones gente – máquina – proceso – entorno donde el despliegue se la Fase 1 se ejecuta.

La Fase de Introducción de TPM tiene por objetivo a la ejecución directa del Plan maestro de desarrollo del TPM, buscando que sea extendido a socios de negocio, co-packers, entre otros.

Por otro lado, las cláusulas del 6 a 8, tienen por objetivo la traducir el plan maestro a planes operativos, definición de recursos y la ejecución del sistema de gestión.

Un facilitador es evaluar cómo cada requerimiento de la ISO se cumple, no basado en el cumplimiento ni en el desempeño, sino como parte del “walk the talk” y analizar el gap de ejecución real vs la planeada.

La respuesta estará enfocada en estudiar cómo tu sistema de gestión actual te ayuda financieramente en la operación, recuerda no es sólo certificarte.

Cláusula 9 de ISO 9001:2015 como facilitador de la Fase 3 del TPM

La Fase de Implantación tiene por objetivo la medición del desempeño actual, desarrollo de los planes de mantenimiento autónomo y planificado, así como el incremento de las capacidades de la célula.

Por otro lado, la cláusula de ISO define requerimientos durante la ejecución de la gestión en las cláusulas 7 y 9.

Puedes usar estos requerimientos para facilitar la implantación del TPM, a través de estudiar la integridad de la traducción de datos a información y a una toma de decisiones.

¿Tendría sentido implantar TPM si tus procesos, por un lado, están fuera de control lo que genera desgastes forzados y sobreconsumos de energía?

Cláusula 10 de ISO 9001:2015 como facilitador de la Fase 4 del TPM

El objetivo de la Fase 4 es mantener y mejorar los resultados obtenidos, mediante un programa de mejora continua, que puede basarse en la aplicación del ciclo PDCA.

Mientras que la cláusula 10 de ISO prácticamente es la misma lectura, pero si ya tengo un sistema de gestión que trabaja bajo un esquema de excelencia, ¿qué sentido hay?

En resumen,

Reconozcan cómo sus debilidades y las fortalezas impactan en su organización.

Sean humildes para pedir ayuda.

Vivan el “walk the talk”.

Enriquezcan el capital intelectual de su organización a todos los niveles.

Usen sus sistemas de gestión como principio para crear centros de excelencia, antes de pensar en otras plataformas de mejora.

Alimenten a sus sistemas de gestión con otras herramientas.

No usen sus sistemas de gestión para obtener un certificado.

Mejoren su conexión personas – máquinas – procesos – entorno.

Y tú ¿qué opinas?

2 comentarios
  1. Muy interesante rogelio, estoy totalmente de acuerdo contigo sobre alimentar los sistemas de GESTIÓN antes de implementar otras herramientas, aprovechar todo lo que el sistema pueda brindar para mejorar y organizar los procesos, no solo el lograr un certificado. en la actualidad veo muchas organizaciones que aun no comprende los beneficios y ganancias que se logran con los sistemas de GESTIÓN.

Deja un comentario